Permite administración honesta, entrega de 13 mil 800 millones de pesos de manera directa a los chihuahuenses

El delegado estatal de Programas de Bienestar lo dio a conocer a través del programa radiofónico del periodista juarense, Pepe Acosta

A mediados de este mes comienza el pago de la pensión para Adultos Mayores para los que ya tienen su tarjeta: anunció

Gracias a una administración honesta y responsable de los recursos por parte del Gobierno de la Cuarta Transformación, se distribuyen 13 mil 800 millones de pesos en programas para el Bienestar, dijo el delegado estatal de los programas para el Bienestar, Juan Carlos Loera de la Rosa, durante su entrevista en Máxima 99.1 de frecuencia modulada de Ciudad Juárez.

En la entrevista, conducida por el periodista José Antonio Acosta, el representante del Presidente la República comentó que el dinero se entrega los derechohabientes de programas como la Pensión para Adultos Mayores, Producción para el Bienestar (apoyo al campo), Sembrando Vida, Apoyo para Personas con Discapacidad y Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras, entre otros.

En este sentido, informó que se está a unos cuando días de que los derechohabientes de la Pensión Universal para Adultos Mayores, que ya recibieron su tarjeta de débito, recibirán su dinero en su cuenta bancaria, la cantidad bimensual de 3 mil 850 pesos y, además, se tiene activo un operativo, para quienes, por diversas razones, no tienen aún su tarjeta.

En Ciudad Juárez se otorgan, de manera directa, 2 mil 824 millones, en promedio, que es más o menos la mitad del presupuesto anual del municipio, resaltó.

De ello, casi 3 millones de pesos, 797 mil pesos están destinados a becas para niñas y niños de Educación Básica, así como para estudiantes de preparatoria, informó.

Para fomentar la inversión y el emprendimiento, para este año se espera una derrama de 43 millones de pesos en los programas Jóvenes Construyendo el Futuro, Tandas de Bienestar y Crédito a Microempresas.

Comentó que estos programas se pueden solventar gracias a un manejo responsable de los recursos, ya que no hay despilfarros y mucho menos lujos por parte de los funcionarios federales.