Posicionamiento respecto a la comparecencia del Secretario de Hacienda

Desde el inicio de esta legislatura, la bancada de MORENA advertía con preocupación el Estado que guardaban las Finanzas Públicas.

Es un hecho, que esta Administración recibió una situación financiera complicada con altos niveles de endeudamiento a largo plazo y con un reducido margen de maniobra en los ingresos líquidos disponibles; sin embargo, este mismo grupo parlamentario, año con año señaló en su momento, ya sea en la presentación del paquete económico o en la presentación de la cuenta pública, el incremento constante en el gasto corriente, la presentación de déficits presupuestales, y en general el desequilibrio entre los ingresos y los egresos del Estado, situación que redundó en un problema de flujo de efectivo.

También se señaló por parte de este grupo parlamentario, que esta falta de liquidez se venía cubriendo mediante la obtención de créditos bancarios a corto plazo, mecanismo permitido; sin embargo, se abusó de este tipo de instrumentos financieros y no se atacó el problema de raíz.

Hoy vuelvo nuevamente a señalar que lamentablemente el Congreso del Estado, no aprobó la Ley de Austeridad propuesta por el grupo parlamentario de MORENA; es decir, esta Legislatura dejó en manos del Ejecutivo, la implementación de su propio proyecto de austeridad; el Ejecutivo a lo largo del quinquenio estableció este plan, que no tuvo los resultados esperados, ya que en los números presentados en la cuenta pública, no se ven reflejados los ahorros, ni un incremento real en la inversión y obra pública en beneficio de los chihuahuenses.

Hoy el tiempo nos alcanzó, la ley de disciplina financiera ya no permite a esta administración saliente, seguir financiando la falta de liquidez mediante cortos plazos; es por esto, que tanto proveedores, contratistas de inversión y obra pública, fideicomisos, organismos descentralizados e incluso los otros poderes, deben de lidiar con esta falta de liquidez.

Si bien el Gobierno Federal, ayudó al cierre de esta Administración mediante el anticipo de participaciones, esta estrategia sigue comprometiendo recursos futuros, restándole margen de maniobra a la próxima Administración.

No pretendemos volver a caer en una discusión de cifras, puesto que los encargados de las finanzas públicas, deben tener una clara estrategia para el cierre de la Administración, pero si es necesario ser puntual en señalar estas debilidades en las finanzas estatales.

Chihuahua y la próxima Administración tendrán un reto para que ahora si se apliquen medidas urgentes de austeridad, se apliquen esquemas financieros que permitan el incremento de los ingresos propios, la baja en el gasto corriente, el incremento en la inversión y obra pública que permita que el Estado de Chihuahua vuelva a los primeros lugares en crecimiento económico y que el Gobierno vuelva a poner como prioridad a la población más vulnerable, que busque los recursos que apoyen a nuestros niños y jóvenes en todos los niveles educativos; que nuestro sistema de salud, cuente con los recursos necesarios, que nos olvidemos del retraso en los pagos a médicos y enfermeras, la falta de medicamentos y que contemos con hospitales dignos.

Por último Sr. Secretario, esperamos que este cierre de la Administración y por consiguiente proceso de entrega recepción, se realice en estricto apego a la normatividad aplicable, con los principios de transparencia y certidumbre requeridos, privilegiando la comunicación entre los diferentes actores, incluyendo a éste Congreso; con el fin, de que todos podamos sumar esfuerzos en beneficio de los Chihuahuenses.

Fueron 5 años de esfuerzos, que lamentablemente, no reflejan los resultados esperados; sin embargo, MORENA no cesará en su empeño de lograr la transformación del Estado, por lo que continuará siendo una oposición responsable, señalando las áreas de oportunidad que se observen y ofreciendo el constante trabajo que permita que juntos mejoremos las condiciones de la población Chihuahuense.