Se le mueren los reos al Fiscal

Aunque el fiscal general del Estado, Roberto Fierro Duarte, insista en que la operación del Cereso de Aquiles Serdán se encuentra en perfecto orden, y con una gran labor del director y el equipo de custodios, los muertos al interior no cesan.

En las últimas semanas son cuatro los internos que han fallecido dentro del penal, prevaleciendo en los distintos casos las circunstancias poco claras, y por si eso fuera poco, al velar a los difuntos han ido a rematar a los presentes.

El caso más reciente, se presentó este domingo cuando el reo identificado como Ramón, quien fue plenamente reconocido como ex presidente seccional de La Junta, amaneció «misteriosamente» sin vida en su celda, y la versión oficial se manejó como un suicidio por suspensión.

Es muy preocupante que la ola de muertes en ese centro de reinserción social no ha parado, y aún quedan pendientes de resolver dos casos más, en donde reos fueron inyectados con una sustancia que “no han podido saber qué fue”, pues aún no ha sido identificada; resulta que la FGE le pidió el favor a la fiscalía de Nuevo León para determinar el tipo de sustancia, pero parece que es de otro planeta, porque nadie ha podido explicar de qué se trata.

Autor: Alfredo Sáenz